miércoles, 13 de febrero de 2013

Los 5 escándalos que le quitaron las fuerzas a Ratzinger

01-Ratzinger-book (1)

El papa Benedicto XVI, quien se impuso la misión de revivir la fe católica, anunció su retiro y sorprendió al mundo al aducir “falta de fuerzas” para continuar al frente de la Iglesia Católica
Durante su pontificado, Joseph Ratzinger pasó por varios escándalos que pusieron en entredicho la autoridad moral de la Iglesia y requirieron de un gran esfuerzo para ser superados. Quizás fueron estos escándalos los que minaron las fuerzas de quien todavía hoy sigue al frente de los más de mil millones de católicos del mundo:
1. Abusos sexuales dentro de la Iglesia.
Ante las pruebas contundentes de que dentro de la Iglesia Católica estaban ocurriendo horrendos casos de violaciones, el papa declaró que la Iglesia estaba apenada por estos “crímenes inefables” cometidos por curas pedófilos. Sin embargo, no se tiene muy claro cómo es que se aplican los castigos, si los hay, pues la Iglesia sigue siendo muy reservada y lenta al momento de investigar los abusos sexuales. Algunos documentos señalan que la iglesia supo de algunos casos  por más de 10 años y no hizo nada al respecto.
2. Homofobia y matrimonios entre personas del mismo sexo.
Este papado se caracterizó por ser absolutamente inflexible en temas de derechos sexuales y civiles. Desde un principio, el papa aclaró que no tenía ninguna intención de modernizar las enseñanzas de la iglesia en cuanto a homosexualidad y matrimonios gay. REVOLUCIÓN TRESPUNTOCERO ha hecho un seguimiento puntual de las declaraciones en este sentido. La más escandalosa fue durante el mensaje de navidad pasado, cuando el papa declaró que el matrimonio entre personas del mismo sexo constituía un ataque “ a la estructura de la familia, hecha de padre, madre e hijos”. Estas declaraciones provocaron que miles de personas alrededor del mundo se separaran de la iglesia católica.
3. Anticoncepción y SIDA
En 2009, durante su primer viaje a África como papa, Benedicto declaró que los esfuerzos de la ONU por repartir condones no resolvían el problema del SIDA sino que, al contrario, lo acrecentaban. Esto provocó una fuerte reacción de diversos sectores de la sociedad que criticaron las intenciones del papa por minar los esfuerzos humanitarios en África.
Al principio de su pontificado, Benedicto aseguró que el uso del condón estaba justificado en algunas ocasiones, como cuando un “prostituto” lo usaba para disminuir las posibilidades de infectarse con VIH. Ante las expectativas que esto generó,el Vaticano pronto aclaró que el papa no hablaba de reformar las enseñanzas de la Iglesia respecto al uso del condón.
4. Aborto
El papado de Benedicto dio un fuerte espaldarazo a aquellos que condenan el aborto al darle un reconocimiento a uno de los cardenales que predican que el aborto está mal aun en casos de violación. En 2010, el papa designó al cardenal Marc Ouellet, de Canada, como prefecto de la Congregación de Obispos, una posición que se considera como la tercera más importante dentro del Vaticano. Ese mismo año, Ouellet había declarado que terminar con el embarazo constituía un “crimen moral” incluso en casos de violación.
Ouellet se señala hoy como uno de los posibles sucesores de Ratzinger.
5. Mujeres
La oposición a que las mujeres pudiesen ser ordenadas sacerdotas dentro de la Iglesia Católica fue terminante. Apenas en Abril del año pasado el papa reafirmó esta prohibición y advirtió que no toleraría la desobediencia en este sentido ni en ninguna de las enseñanzas fundamentales de la Iglesia. Esto se debió a que un grupo de curas australianos lanzaron un llamado a la desobediencia respecto al celibato y la ordenación de las mujeres. El papa respondió que esta prohibición es parte de la “constitución divina” de la Iglesia Católica.
 Con información de The Guardian y Huffington Post

No hay comentarios:

Publicar un comentario