sábado, 20 de octubre de 2012

ESPAÑA Y LA DICTADURA DEL PP.

1300 policías para proteger al parlamento y ninguno para perseguir a los políticos corruptos.  La policía muestra c0nductas violentas dentro de un anden de la estación de Atocha (ver pruebas en los  links de youtube). Esta es la moderna democracia española, el orgullo de la Unión Europea. El 25 de septiembre se organizan unas manifestaciones para rodear el Congreso y la policía, siguiendo las cavernícolas órdenes del ministro del Interior, hace lo propio. Muchos políticos españoles no quieren escuchar, prefieren ordenar retirar pancartas y detener al estilo de los grises (cuerpos de seguridad de Franco) en vez de sentarse a dialogar y resolver con el consenso.
Es tal la falta de diálogo en un país que se supone moderno y evolucionado que la sociedad se convulsa y los señores del PP prefieren mirarse el ombligo. Estos antidisturbios no defienden el parlamento, sino los intereses y privilegios de partidos políticos que viven a costa de los demás como los peores parásitos. Habrá que esperar entonces, si no se produce el tan ansiado estallido social por parte de la extrema derecha para justificar sus descabellados avisos de que la democracia no funciona. Lo que está claro es que ésta en absoluto, y por ello  el grito de la sociedad es más alto.
25S, llega la fecha fatídica y la policía lista para actuar y disparar bolas de gomas a los manifestantes, osando incluso entrar en uno de los andenes de la estación de atocha dejando algunos heridos porque hubo un rumor de que algunos ciudadanos estaban destrozando el mobiliario urbano. Los hechos lo dejan bien claro, la policía nacional española se excede y ataca incluso a personas normales que se encuentran desarrollando actividades normales, algo no muy normal en un país que se denomina democrático y moderno, y más propio de una nación fascista y con usos políticos propios del tercermundismo. En el link siguiente una serie de vídeos lo demuestran. Está claro que el temor de los políticos, sobre todo de los populares, es alarmante ante protestas que están fuera de control y que ni su maliciosa publicidad puede detener, ni el miedo ante sus golpes impiden que al día siguiente miles de personas vuelvan a congregarse delante de la Carrera de San Jerónimo. Parece que el pueblo está perdiendo el miedo a medidas más propias de la extrema derecha. ¿Dimitirá Cristina Cifuentes, coordinadora este abuso de poder policial o será como siempre el PP el que protegerá a sus cachorros ideológicos más impropios de una democracia? De momento sólo el partido del gobierno defiende la actuación y muchos otros la critican, especialmente Izquierda Plural. Comportamientos como éstos exigirían la dimisión inmediata en un país moderno, claro que España no lo es.
VÍDEOS CON COMPORTAMIENTOS PROPIOS DE UNA DICTADURA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario