lunes, 30 de julio de 2012

EL SILENCIO DE LOS MEDIOS


EL SILENCIO DE LOS MEDIOS



Cientos de jóvenes crean páginas y grupos en Facebook para alarmar sobre la brutal agresión que están sufriendo las comunidades musulmanas de Birmania, al mismo tiempo que gritan indignados por la falta de cobertura ofrecida por los medios de comunicación sobre lo que allí está ocurriendo.

Birmania, que limita al norte con China, al sur con el mar de Andamán, al este con Laos y Tailandia, y al oeste con la India, Bangladés y el golfo de Bengala es un país de mayoría confesional budista. El 89% de la población practica el budismo (mayoritariamente Theravāda), mientras que un 4% practica el cristianismo y el islam.

Los musulmanes de esta región del planeta están viviendo un autentico infierno, donde el régimen gobernante, en colaboración con grupos instigadores de violencia, torturan en masa, asesinan y persiguen a los musulmanes expulsándolos de sus casas y mezquitas y apropiándose de sus bienes.

Según afirma AFP, el origen de los “enfrentamientos entre musulmanes y budistas de Birmania estallaron a finales de mayo en el Estado de Rajine y ya ha provocado el desplazamiento de 30.000 personas, la muerte de otras 21 y la quema de cientos de casas”. Aunque parece ser que siguen muriendo personas ante el silencio de los medios de comunicación y las organizaciones internacionales creadas para la defensa de los más “débiles”.

La ola de violencia arrancó el 28 de mayo pasado ,desde entonces, los choques se incrementaron hasta obligar al Gobierno a decretar “estado de excepción” el pasado 10 de junio. La medida incuye toque de queda, despliegue militar en las calles para garantizar la seguridad, entre otras.

Organizaciones sociales dicen que en Birmania viven alrededor de 800 mil musulmanes, la mayoría en Rakhine. No obstante, las autoridades de este país, de tendencia budista, no los reconocen como ciudadanos y denuncian que proceden de la vecina Bangladesh.

Birmania, después de casi medio siglo de dictadura militar, vive una etapa de reformas de tinte democrático desde que la última junta se disolvió y traspasó el poder a un gobierno civil afín, en 2011.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), a través de un comunicado instó al Gobierno birmano a gestionar la situación “con transparencia y con respeto al Estado de derecho”, para que el ciclo de violencia “se rompa y no afecte al proceso de reformas".

Igualmente, la Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) solicitó a las autoridades de Bangladesh mantener sus fronteras abiertas, tras conocer que la policía de ese país ha devuelto a Birmania embarcaciones con personas que huyen de la violencia.

Desde esta página mostramos nuestras condolencias por el sufrimiento de los familiares de las víctimas, así como nuestro rechazo categórico ante semejantes actos degradantes del ser humano. Denunciamos el genocidio que están sufriendo los musulmanes de Birmania y rogamos a la comunidad internacional para que detenga estos crímenes de lesa humanidad.

http://www.albaraka.lorca.es/detalleNoticias.asp?idNoticia=1043


No hay comentarios:

Publicar un comentario