sábado, 5 de mayo de 2012

Estados Unidos podrá espiar las comunicaciones en cualquier lugar del mundo


En Utah se levanta un centro con capacidad para leer y escuchar todo lo que pasa en el planeta.

Aparte de ser refugio de sectas de polígamos y un territorio de bellos paisajes, Utah es uno de esos estados de EE. UU. en los que no pasa casi nada.

Quizá por eso el Gobierno lo escogió como sede de uno de los proyectos más ultrasecretos -y escalofriantes- en la historia reciente. En el remoto poblado de Bluffdale, rodeado por un impenetrable desierto, la Agencia Nacional de Seguridad (NAS) viene construyendo hace un par de años un monumental centro que será capaz de almacenar, procesar, analizar y descifrar todas las formas de comunicación de los habitantes, no solo de EE. UU. sino del planeta.

Su nombre, que no dice mucho, es el Utah Data Center. Pero en realidad es, según un extenso artículo que publicó la revista Wired, la materialización del 'Gran Hermano'. Ese personaje ficticio que concibió el escritor George Orwell en su Novela 1984, en la que un Estado posee la capacidad de monitorear hasta el más mínimo paso que dan los habitantes del país. O peor, pues el Centro tendría acceso a todas las comunicaciones que navegan vía satélite, el ciberespacio y a través de cables submarinos, lo que implica un alcance mundial.

"Surcando a través de sus servidores y enrutadores y almacenado en una base de datos virtualmente ilimitada estarán los contenidos completos de correos electrónicos privados, llamadas por celular, búsquedas por Google, al igual que todo tipo de datos personales como recibos de parqueo, itinerarios de viaje, facturas de compras y muchas cosas más", dice James Bamford, autor de la historia y un experto en el tema que ya ha escrito varios libros sobre los programas de espionaje del gobierno.

El centro, cuyo costo inicial rodea los 2.000 millones de dólares, estará listo para septiembre del 2013 y será cinco veces más grande que el Capitolio de EE. UU.

Es decir, ocupará casi un kilometro cuadrado, y estará fortificado para repeler cualquier ataque terrorista y con un sistema de energía y agua potable que le permite ser autosuficiente. En palabras del autor del artículo, que consultó con fuentes cercanas al proyecto, el centro podrá construir perfiles de las personas y establecer patrones documentando acciones que involucren comunicaciones.

Desde transacciones bancarias hasta comentarios en las redes sociales. En gran parte, semejante acceso ha sido posible gracias a la participación de compañías de telecomunicaciones, que han aceptado ser parte del programa, y a maniobras que el autor considera ilegales, como la interceptación de cables submarinos o satélites.

Pero el Centro tiene un objetivo más ambicioso. "La información que manejará, financiera, contratos, secretos militares y diplomáticos, documentos legales y comunicaciones personales, está codificada. El centro podrá quebrar esos códigos", dice el artículo.

El computador más rápido

Podrá revelar códigos hoy indescifrables

Paralelamente a Utah, el gobierno viene trabajando en otro proyecto ultrasecreto que está desarrollando el computador más rápido del mundo, capaz de procesar datos a una velocidad infinitamente superior a la posible en la actualidad.

El computador, que ha sido llamado una especie de Proyecto Manhattan para el Siglo XXl (fue el nombre que se le dio al proyecto que desarrolló la primera arma nuclear), podrá muy pronto romper el espinazo de códigos que hoy son indescifrables. Y contará con el Centro de Utah como la plataforma para almacenar y analizar lo que vaya emergiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario