miércoles, 21 de marzo de 2012

Friedrich Wilhelm Nietzsche: Más allá del bien y el mal.(Humano, demasiado humano)


La filosofía, tal como yo la he entendido y vivido hasta ahora, es vida voluntaria en el hielo y en las altas montañas -- búsqueda de todo lo problemático y extraño en el existir, de todo lo proscrito hasta ahora por la moral.
Ecce homo (1889)
---
Humano, demasiado humano. Un libro para espíritus libres (Menschliches, Allzumenschliches. Ein Buch für freie Geister). Libro del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, cuyo primer volumen fue publicado en 1878. A éste le siguieron dos continuaciones posteriores, en marzo y diciembre de 1879 respectivamente: Opiniones y sentencias varias (Vermischte Meinungen und Sprüche, título también traducido como Miscelánea de opiniones y sentencias) y El caminante y su sombra (Der Wanderer und sein Schatten, también traducido como El viajero y su sombra). Estas dos secuelas fueron recogidas posteriormente (en 1886) en un único tomo, como segundo volumen de Humano, demasiado humano.

Esta obra rompe con el estilo precedente de Nietzsche. De hecho, es aquí donde ensaya por vez primera y a conciencia el uso de aforismos, cortos y penetrantes, como instrumento de escritura y comunicación de su pensamiento profundo, incisivo y a veces hasta contradictorio.
Con la publicación de: "Humano, demasiado humano", Nietzsche, deja de ser un panegirísta, al modo que se mostraba en "El Nacimiento de la tragedia", para convertirse en un denunciante. Ello le llevará al repudio de los Wagner que le tachan de traidor. Y es que Nietzsche ha decidido, con "Humano, demasiado humano, denunciar" el idealismo de las buenas formas y modales, con que sus contemporáneos se acomodaban a la realidad, y clamar con fuerza que tal idealismo le es ajeno y que en dónde los demás ven cosas ideales, él ve sólo lo humano ¡Si, sólo demasiado humano!.
El primer volumen consta de un «Prefacio» y nueve capítulos, cuyos títulos traducidos son: «De las cosas primeras y últimas», «Para la historia de los sentimientos morales», «La vida religiosa», «Del alma de los artistas y de los escritores», «Caracteres de alta y baja cultura», «El hombre en la sociedad», «La mujer y el niño», «Ojeada acerca del Estado» y «El hombre a solas consigo mismo». Las dos secuelas siguen la misma división.
Con esta obra, Nietzsche, no sólo conmueve los cimientos del convencionalismo social de su tiempo sino que ataca también sus valores fundamentales e intenta derribarlos. Tal es el caso de los tres primeros capítulos: "De las cosas primeras y últimas", "Para la historia de los sentimientos morales" y "La vida religiosa", Nietzsche, no solamente examina críticamente, sino que intenta también derrumbar las convenciones morales y religiosas de su época. No es de extrañar, por tanto, que, en este caso, decida colocarse, como máscara, la de un león depredador del desierto que vaga cruel y deseoso, ya en esta época, de llevar a cabo una inversión de valores, o, al menos, realizar tal grado de depredación que quede así el camino abierto para los espíritus libres del mañana. Una pregunta inquietante surge ahora: ¿Ha llegado ya ese mañana? ¿Dónde los espíritus libres?


No hay comentarios:

Publicar un comentario