lunes, 15 de febrero de 2010

Militares Israelíes: Primero Disparar y después Preguntar


Desde: http://senalesdelostiempos.blogspot.com/

Un alto oficial del ejército israelí ha reconocido que los militares israelíes nunca respetaron las normas de combate, cuyo objetivo es proteger vidas de civiles. Los militares israelíes y para minimizar bajas en sus filas durante la guerra israelí a Gaza de diciembre 2008 a enero 2009. "Si se veía cualquier señal de movimiento, se debería disparar. Éstas fueron esencialmente las reglas de combate durante la incursión en la Franja de Gaza".

...Siga leyendo, haciendo click en el título, el articulo completo es más amplio...


De acuerdo a informes publicados en el diario británico The Independent, Un alto oficial del ejército israelí ha reconocido que los militares israelíes nunca respetaron las normas de combate, cuyo objetivo es proteger vidas de civiles. Los militares israelíes y para minimizar bajas en sus filas durante la guerra israelí a Gaza de diciembre 2008 a enero 2009.

El alto oficial, que ejerció de comandante durante la ofensiva israelí, dejó claro que no consideraba que el principio de conducta militar conocido como "formas e intenciones" -según el cual un sospechoso que se convierta en objetivo debe tener un arma y mostrar señales de que pretende utilizarla antes de disparar sobre él- fuera aplicable durante dicha operación.

Otro oficial que sirvió en una brigada durante la operación describió la nueva política -diseñada en parte para evitar el alto número de bajas militares sufridas durante la guerra del Líbano de 2006- como de "literalmente riesgo cero para los soldados". En torno a unos 150 militares israelíes murieron en los combates desarrollados durante un mes en el sur del país.

En Gaza, gracias a esa lógica, mas de 1.400 palestinos fueron asesinados y miles quedaron heridos, en su gran mayoría civiles y niños.

Las revelaciones de los oficiales incrementarán la presión sobre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para que lleve a cabo una investigación independiente, tal y como pide la Misión de investigación de la ONU sobre esta ofensiva, conocida como el Informe Goldstone, que acusa a Israel de cometer crímenes de guerra.

Hasta ahora, el testimonio permanecía fuera del dominio público. Según The Independent, el comandante había hablado sobre estas reglas de conducta durante las tres semanas de ofensiva militar en Gaza a un periodista del diario israelí Yedioth Aharonot, y asegura que el artículo ya se había completado y estaba listo para publicarse hace cinco meses pero alguien se encargó de que no apareciese.

Al parecer, el comandante declaró al Yedioth que "las formas e intenciones son una definición que se adapta a una operación de arresto en la zona de Cisjordania". "Necesitamos ser muy cuidadosos porque el Ejército de Israel ya se quemó en la segunda guerra del Líbano por utilizar la terminología equivocada. El concepto de formas e intenciones se toma de circunstancias diferentes, ahora no estamos hablando de otra operación antiterrorista. Hay una diferencia clara", habría afirmado este comandante al diario israelí.

Sus comentarios dan fuerza a los testimonios de los soldados que lucharon en la ofensiva sobre Gaza, y parece ir en contra de la doctrina militar de que la tarea de los soldados es arriesgar sus vidas para evitar bajas civiles.



Otro soldado que también participó en la ofensiva declaró al diario británico que la conducta en Gaza -especialmente por parte de las fuerzas aéreas y en las zonas donde a los civiles se les había pedido que abandonaran el territorio a través de los panfleto- había cambiado y, en vez de utilizar la Inteligencia para identificar a un terrorista, "teníamos la orden contraria: primero los abatíamos y después investigábamos".

Por otro lado, en el informe del diario hebreo también se recogerían los testimonios de una serie de soldados que habrían participado en la ofensiva. Aunque los soldados rechazaron las conclusiones principales del Informe Goldstone -que afirmaba que el Ejército había atacado deliberadamente a la población civil-, la mayor parte afirmó que las reglas eran lo suficientemente flexibles como para permitir una política según la cual, en palabras de un soldado, "cualquier movimiento mínimamente sospechoso debía conllevar una respuesta inmediata por nuestra parte".

Este soldado añadió que, durante una reunión con un comandante de brigada y otros oficiales, se dejó claro que "si se veía cualquier señal de movimiento, se debería disparar. Éstas fueron esencialmente las reglas de combate durante la incursión en la Franja de Gaza", indicó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario