viernes, 26 de febrero de 2010

CAMPAÑA POR LA VERDAD DEL 11-M. Corriente Roja denunció las huellas de la OTAN en el 11-M, el mismo día de los atentados.


Corriente Roja denunció las huellas de la OTAN en el 11-M, el mismo día de los atentados.

A continuación reproducimos un extracto de una declaración realizada por la organización marxista española, Corriente Roja, condenando los atentados del 11-M, el mismo día 11 de marzo de 2004, en la que deja entrever la mano asesina de la OTAN como autora de los mismos.
"(...) Sean cuales sean los autores, la matanza recuerda poderosamente a los atentados fascistas, o de organizaciones instrumentales, de los "años de plomo" en Italia. Los pueblos no debemos permitir que el horror o la estupefacción nos confundan. El sello del fascismo, o de oscuros intereses con él relacionados, está impreso en el gigantesco crimen de Madrid. Es un atentado fascista -que define a sus autores- sea quien sea la organización que lo reivindique y sea cual sea la mano que puso las bombas.Sólo el fascismo es capaz de dirigir actos tan bárbaros contra el pueblo."
Picha aquí para leer la declaración completa.
Por años de plomo, Corriente Roja se refiere a los años que transcurrieron entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la caída de la Unión Soviética, en los que Europa occidental se vio sacudida por una ola de atentados terroristas, que, según las investigaciones de varios parlamentos europeos (incluido el propio Parlamento Europeo), se ha demostrado que fueron cometidos por los escuadrones Stay-Behind de la OTAN, pero que posteriormente eran atribuidos falsamente a grupos izquierdistas, con el fin de desprestigiar a la izquierda política, en general, y a los Partidos Comunistas, en particular, que contaban con un enorme apoyo popular en muchos países de la Europa occidental.
(Vídeo sobre los Stay-behind o ejércitos secretos de la OTAN)

Concretamente el 11-M guarda muchas similitudes con el atentado de la estación de tren de Bolonia, cometido por los escuadrones clandestinos de la OTAN, en el año 1980, y que costó la vida a 85 pesonas. El atentado fue imputado en un principio falsamente a las Brigadas Rojas, y no fue hasta 1995 cuando se condenó a varios miembros de la organización neofascista Ordine Nuovo, de la que varias investigaciones judiciales han demostrado que estubo al servicio de la OTAN y la CIA, durante la guerra fría.
Precisamente, fue en octubre de 2001, un mes después de los atentados del 11-S, cuando Estados Unidos y Gran Bretaña anunciaban públicamente la reactivación de los escuadrones Stay-behind, con la excusa de la lucha antiterrorista. Por lo que en marzo de 2004 llevaban ya más de dos años operativos (si es que alguna vez habían dejado de estarlo).

Escribe el resto de la entrada aquí (Ya completo...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario